viernes, 24 de marzo de 2017

Plantas que nos pueden crear complicaciones III

Llega la primavera, y las plantas comienzan a mostrar su lado más hermoso. Siguiendo con las plantas que nos pueden crear complicaciones Plantas que nos pueden crear complicaciones I y Plantas que nos pueden crear complicaciones II, hoy hablaremos de la Ruda (ruta graveolens).
 
Nombre común: Ruda (en algunas localidades rutera).
Nombre científico: Ruta graveolens.
Hábitat: Terrenos secos y zonas rocosas y soleadas, suele ser habitual en zonas de escalada.
Características:Perenne, Puede medir hasta 150 cm, de tallos erectos y ramificados. Sus hojas de aspecto carnoso, son de un color entre verde oscuro y verde-amarillento. Sus flores de color amarillo intenso. Se caracteriza por su olor (no es un olor agradable, yo lo calificaría como a rancio. Se utilizaba para repeler insectos por su desagradable aroma).

Efectos para el organismo: La ruda, produce unas sustancias "psoralenos", que actúan como fotosensibilizante de la piel.
Después de tocar o rozar la ruda, nuestra piel queda impregnada de esas sustancias y al tener una exposición al sol (luz ultravioleta), puede producir ampollas, quemaduras severas e incluso una hiperpigmentación de la piel.
Los efectos no son instantáneos, sino que aparecen pasadas unas horas.
Hay que acudir a un centro médico para tratar las heridas.
 










miércoles, 8 de marzo de 2017

La pista de fondo de Valdelinares

Adrián mi hijo, llevaba tiempo queriendo hacer una ruta por la nieve. Está creciendo deprisa y convirtiéndose en un gran montañero.

Y... nos fuimos en busca de la pista de fondo de la estación de Valdelinares.


Datos generales:

(Fuente IGN).
(Método Mide - Montañas Seguras).

Descripción de la ruta:

(Fuente Wikiloc - Montaña para todas las edades).

Powered by Wikiloc
 
Desde el parking de la estación de esquí de Valdelinares (hay que pagar 5€ por estacionar el vehículo, precio a mi juicio abusivo, si se tiene en cuenta que no hay otro lugar habilitado para estacionar), seguimos dirección al restaurante.
Caminamos por la antigua carretera a Valdelinares (ahora convertida en pista de esquí). Hay que procurar caminar por los lados, para respetar el paso de los esquiadores.
Justo delante del telesilla (derecha), sale por nuestra izquierda la pista de fondo (no dispone de cañones de nieve, por lo que no suele ser muy frecuentada). La entrada queda marcada a modo de puerta por esos dos postes (soporte de una cadena).
Entrando en la pista de fondo.
Vamos siguiendo los puntos rojos en dirección a los repetidores.
Nuestro compañero Raúl.
Y Adrián.
Después de pasar los repetidores (que quedan a nuestra derecha), cruzamos esta pista. Seguimos al frente.
Este punto puede resultar confuso, ya que no se ven las balizas, pero prestando atención se supera bien.
Seguimos por el camino correcto. La nieve está estupenda y la temperatura ideal (2ºC, con sol y sin viento). En un rato nos molestará la ropa.
Detalle que señala nuestro camino.
Foto familiar...
La señalización es suficiente, aunque hay que prestar atención.
Hay que dejar momentos para el juego y la diversión.

Vamos siguiendo la "huella" de los que nos han precedido.
Puça disfrutando de la nieve.
Paramos, para observar y aprender.
Este tramo es de los más bonitos. Estamos solos, hace rato que hemos dejado de escuchar el murmullo de los motores del telesilla y de la gente que abarrota la estación.
Seguimos las balizas (ahora con pintura amarilla).
Detalle señalización.
Llegamos a un cortafuegos y lo seguimos por la derecha.
El camino aquí está muy claro.
Llegamos al final del cortafuegos, hay que prestar atención para tomar el camino que sigue por la izquierda. Este punto puede ser confuso.
De nuevo, la señalización es clara y abundante. El paisaje acompañado por el silencio, roto únicamente por el canto de algún pájaro, transfiere una gran sensación de paz.
Hacemos un giro a la izquierda (hay que prestar atención).
video
En unos metros volvemos a salir al cortafuegos.
Descendemos unos metros por el cortafuegos y enseguida seguimos por la derecha (hay señalización).
Siempre que salimos, intentamos aprender a ser mejores montañeros. Adrián lleva descargada la ruta en su móvil y está consultando el camino (aprovecho para apuntar, que las nuevas tecnologías deben ser una ayuda. No podemos confiar ciegamente nuestra ruta en un GPS, pues se puede dar el caso de que deje de funcionar o se quede sin batería. Saber leer un mapa y utilizar una brújula y por supuesto llevarlos, te sacan de muchos apuros). 
Abandonamos en cortafuegos y volvemos a entrar en el bosque.

Descartamos la pista que baja por la izquierda (la tomaríamos para seguir hacia el Peñarroya).
La pista es clara.
Seguimos unos metros junto a los postes de la luz.
Aunque podríamos seguir por la derecha, vamos buscando la vieja carretera (convertida ahora en pista), por la izquierda.
Ahora el camino transcurre paralelo a la pista de esquí.
Pequeños cristalitos de hielo.
Dejamos atrás la quietud y el silencio del bosque, Ya estamos cerca de la Estación de Esquí y los sonidos que percibimos, nos hacen ser conscientes de que la ruta está llegando a su fin.

Con tristeza recorremos los últimos metros de camino.
Aprovechamos la cercanía a las pistas (y a nuestro coche), para descansar un poco y tomar nuestro famoso caldo de montañero, quizá con la esperanza de retrasar el inminente fin de la ruta.
Ahora sólo queda seguir unos metros hasta el coche.

Ha sido un día estupendo, donde entre otras cosas hemos aprendido que:
  • En la nieve no siempre se pasa frío, aunque hay que llevar ropa para abrigarse. 
  • Que aunque no sudemos, nuestro cuerpo sigue deshidratándose, por lo que hay que beber regularmente.
  • Que hay que protegerse del sol, con protector solar y gafas, pues es cierto eso que dicen que la nieve actúa como un espejo.
  • También a diferenciar la nieve del hielo y a elegir donde dirigir nuestros pasos.
  • A saber que realizar una actividad por la nieve, es cansado, por lo que hay que guardar fuerzas para el regreso.
  • A leer la ruta en un GPS, pero sabiendo que se puede agotar la batería o dejar de funcionar, por lo que hay que llevar siempre una brújula y un mapa de la zona (y saberlos utilizar).

Recomendaciones especiales:

Llevar ropa y calzado adecuados a la actividad, tener en cuenta que se trata de una actividad invernal cerca de los 2000 metros de altura y que estaremos varias horas sobre la nieve.
Es importante llevar comida de sobra (barritas, cereales), y agua.
Utilizar protector solar y gafas con la mayor protección posible.
No hay agua en toda la ruta.
Nosotros solemos llevar caldo caliente en un termo y se suele agradecer.
Es conveniente llevar el track de la ruta.
En la estación hay restaurante y servicio de socorro.

Enlaces de interés: